back button BACK TO NEWS

No hay lugar como el hogar... la casa y museo de la rana Romeo

La rana soltera más famosa del mundo y sus amigos se enfrentan a un futuro incierto ya que el Gobierno Autónomo Municipal de la ciudad de Cochabamba amenaza con cerrar el principal centro de conservación de vida silvestre de Bolivia

By Lindsay Renick Mayer on March 04, 2022   duration

Scroll to the top

[En inglés]

Cuando la historia de Romeo, la rana más solitaria del mundo, cautivó los corazones de todo el mundo en el Día de San Valentín del 2018, el Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny donde Romeo vivió durante casi una década, fue llevado a los titulares mundiales como líder en la conservación y como casamentero de anfibios. Cuatro años y una Julieta después, el futuro de Romeo vuelve a ser incierto, ya que el Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba considera demoler el museo para construir un centro de convenciones en su lugar.

Aunque Romeo y Julieta sean los residentes más famosos del Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny, los esfuerzos del museo por salvar a la Rana Acuática de Sehuencas son sólo una parte de una lista larga de impresionantes reconocimientos.

"Desde que el museo abrió sus puertas hace 24 años, ha desempeñado un papel fundamental en el conocimiento del patrimonio natural del país y en la consolidación del papel de Bolivia como líder de la conservación en América Latina", dijo Ricardo Céspedes, director del Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny. "La amenaza del Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba no sólo pone en riesgo el futuro de Romeo y Julieta, sino también el futuro de la rana acuática de Sehuencas y de las otras especies de fauna boliviana que ayudamos a proteger, e incluso la capacidad de nuestro país para inspirar a la próxima generación de científicos y conservacionistas bolivianos".

Un centro local con alcance mundial

Una de las posesiones más preciadas de Teresa Camacho Badani son las cartas y dibujos que ha recibido de los jóvenes estudiantes con los que ha hablado sobre Romeo, su trabajo como jefa de herpetología en el Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny y la importancia de cuidar juntos nuestro planeta. Además de realizar actividades de divulgación científica general para las escuelas locales, el museo lleva a cabo una amplia labor de divulgación, incluso con jóvenes en las comunidades que viven cerca de los proyectos de conservación.

"Cuando los estudiantes se enteran de Romeo y de otros éxitos de conservación del museo, me dicen que quieren estudiar biología", dice Camacho Badani. "Sienten una conexión con la fauna silvestre de su país, una chispa de curiosidad y esperanza. Esto es algo realmente especial que ha hecho el museo, una de las cosas más importantes".

Students from Paraguay were so inspired by the story of Romeo that they sent along Romeo-and-Juliet-inspired artwork.
Students from Paraguay were so inspired by the story of Romeo that they sent along Romeo-and-Juliet-inspired artwork.

Desde su fundación en 1997, el museo ha lanzado la carrera o inspirado a casi 330 investigadores, asistentes, becarios y voluntarios. Se ha convertido en una potencia para la ciencia y la conservación, el único museo de historia natural de Cochabamba y uno de los tres museos de historia natural de Bolivia. El museo ha dirigido más de 110 proyectos de investigación científica en el país, ha colaborado o apoyado cerca de 40 tesis de investigación científica con estudiantes de universidades nacionales e internacionales, y sus investigaciones han sido utilizadas en más de 430 publicaciones científicas en revistas nacionales e internacionales y más de un millón de visitantes han recorrido las exposiciones del museo, aprendiendo sobre la rica biodiversidad e historia natural de Bolivia.

El museo no sólo alberga algunas de las colecciones de mamíferos y peces fósiles más importantes del mundo, sino que también se centra en las especies que viven hoy en Bolivia y en cómo promover su conservación.

El Centro K'ayra de Investigación y Conservación de Anfibios Amenazados de Bolivia del museo lleva a cabo programas de cría para la conservación de siete especies de anfibios amenazados, que incluyen cinco especies en peligro o en peligro crítico de ranas acuáticas (como la rana acuática de Sehuencas; Romeo), así como una especie de rana de cristal en peligro que se consideraba desaparecida para la ciencia y el sapito de Justiniano catalogado como vulnerable.

Teresa Camacho Badani in the Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny's K’ayra Center for Research and Conservation of Threatened Amphibians.

Los 450 anfibios que viven en el centro K´ayra reciben cuidados de primera clase, con sistemas de filtración; controles de temperatura, luz, calidad del agua y control del nivel de rayos ultravioleta; e incluso un bioterio que proporciona a las ranas un total de más de dos kilos de alimento de insectos vivos al día. Como cada especie tiene requisitos diferentes (la rana gigante del Titicaca, por ejemplo, proviene del altiplano, donde el agua del lago Titicaca es muy diferente de la de los arroyos en los que vive la rana acuática de Sehuencas), el equipo del Centro K'ayra investiga las condiciones únicas que requiere cada especie tomando medidas de su hábitat natural y simulándolas en cautiverio. Y si esas condiciones cambian en algo, los cuidadores reciben una alerta inmediata en sus teléfonos.

"Estas poblaciones de resguardo que viven en el centro K’ayra son fundamentales no sólo para la salud de los ecosistemas en Bolivia, sino para la salud del planeta", dice Lina Valencia, coordinadora de países andinos de Re:wild. "Pero el trabajo del museo no se detiene ahí. También están trabajando con las comunidades locales y autoridades gubernamentales para mitigar las amenazas en la naturaleza para cada una de estas especies, así como desarrollando e implementando planes de acción de conservación para la Rana Acuática de Sehuencas y la Rana Gigante del Lago Titicaca. Sin el liderazgo del museo aquí, estas especies tendrían más probabilidades de extinguirse"

Además de evitar la extinción de varias especies de anfibios, gracias a la información que generan con sus proyectos, el museo también contribuye directamente a los planes de conservación del gobierno boliviano como con el plan nacional de conservación del oso andino, del bufeo, cóndor andino, jaguar y de la paraba frente roja. Trabaja con cerca de 140 instituciones, museos, universidades, centros de investigación, ONG y fundaciones nacionales e internacionales en sus iniciativas científicas y de conservación.

Teresa Camacho Badani and Oliver Quinteros with the Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny explore Sehuencas Water Frog habitat. (Photo by Maria Jose Borda)
Teresa Camacho Badani and Oliver Quinteros with the Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny explore Sehuencas Water Frog habitat. (Photo by Maria Jose Borda)

La amenaza de una ciudad a un Patrimonio Nacional

En 2014, el gobierno boliviano designó al Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny como Patrimonio Nacional por razones obvias: la amplia labor de conservación, investigación y divulgación del museo en apoyo de las especies silvestres amenazadas. En virtud de esta designación legal, tres niveles de gobierno deben acordar cualquier cambio en el sitio: el Ministerio de Cultura, el Gobierno Autónomo Departamental de Cochabamba y el Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba.

La buena noticia es que tanto el Ministerio de Cultura como el Gobierno Autónomo Departamental de Cochabamba han manifestado recientemente su apoyo a la protección del museo. También lo han hecho más de 100 organizaciones de la sociedad civil y personas particulares, que han emitido declaraciones públicas y comunicados de prensa rechazando la campaña del Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba para sustituir el museo por un centro de convenciones.

"El plan de la municipalidad sería especialmente perjudicial para las poblaciones de anfibios que mantenemos, ya que son especialmente sensibles a cualquier cambio en su entorno", afirma Camacho Badani.

También interrumpiría los planes futuros del museo, entre ellos el de aplicar técnicas de reproducción asistida con Romeo, Julieta, y las demás ranas acuáticas de Sehuencas que aún no han tenido éxito en su reproducción. Adicionalmente, el equipo del museo planea seguir con la búsqueda de ranas acuáticas de Sehuencas en el campo para entender mejor lo que está pasando con la población remanente. También continuar trabajando con las comunidades y con los líderes locales para mitigar las amenazas del hábitat y la biodiversidad del país, ampliar la exhibición del museo referente a los anfibios y los proyectos que realiza.  Finalmente, el equipo espera poder devolver un futuro a las ranas de Sehuencas a su hábitat natural.

"El Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba amenaza algo más que unos cuantos edificios en un terreno", dice Céspedes. "Bolivia perderá un espacio donde se realizan investigaciones científicas y donde los jóvenes investigadores, muchos de ellos mujeres, tienen la oportunidad de trabajar por la preservación de la biodiversidad boliviana". El Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba tiene ahora una opción: Abrazar y celebrar todo lo que el museo aporta a nivel local, regional y mundial o amenazar imprudentemente la existencia de algunos de los animales más especiales de nuestro país y el orgullo de la próxima generación por nuestro patrimonio natural. Les instamos a que tomen la decisión correcta".

About the author

Lindsay Renick Mayer

Lindsay is the Director of Media Relations for Re:wild and has a particular interest in leveraging communications to inspire conservation action. Lindsay is passionate about species-based conservation and finding compelling ways to tell stories that demonstrate the value of all of the planet’s critters, big and microscopic.

Scroll to the top

Related News and Other Stories

A web of mystery: In search of the lost Fagilde’s Trapdoor Spider

By Lindsay Renick Mayer on May 21, 2022

A web of mystery: In search of the lost Fagilde’s Trapdoor Spider

READ MORE
10 things you probably didn’t know about Saola, the Asian “unicorn”

By Devin Murphy on May 13, 2022

10 things you probably didn’t know about Saola, the Asian “unicorn”

READ MORE