back button BACK TO NEWS

Investigadores hacen un redescubrimiento fortuito: La Rana Arlequín de Mindo de Ecuador

By Global Wildlife Conservation on June 10, 2020   duration 7 min read

(Foto de Melissa Costales)
Scroll to the top

Global Wildlife Conservation (GWC) changed its name to Re:wild in 2021

La hermosa rana se había perdido para la ciencia por más de 30 años

[Lee la version en ingles]

Si una especie reaparece después de no ser vista por los humanos durante más de 30 años, es de esperar que aparezca en la cima de una montaña remota o  en lo mas profundo del boque, no en las afuera de una popular ciudad turística. Sin embargo, ahí es exactamente donde la bióloga conservacionista ecuatoriana y fotógrafa de vida silvestre Melissa Costales, con el herpetólogo español César Barrio-Amorós y el guía canadiense de anfibios y reptiles Eric Osterman, redescubrieron recientemente la Rana Arlequín de Mindo (Atelopus mindoensis).

Estaban visitando una reserva privada a unas dos horas de la ciudad capital de Quito, estudiando una rana de lluvia llamada Pristimantis appendiculatus. Después de observar un puñado de ellas, se detuvieron para observar una más.

"Eric vio otra rana de lluvia, así que nos detuvimos para admirarla y luego César se dio la vuelta y allí estaba, la legendaria Rana Arlequín de Mindo", dice Costales. “Los tres la vimos simultáneamente. A nuestros cerebros les llevó un tiempo más de lo normal reconocer que lo que estábamos viendo era, de hecho, esta rana perdida. No lo podíamos creer ".

La reaparición de esta rana arlequín – que había sido considerado en Peligro Crítico y Posiblemente Extinto por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) – es un rayo de esperanza para un género que ha sido diezmado por la Quitridiomicosis, una misteriosa enfermedad que ha provocado el declive poblacional mundial de anfibios en el lapso de unas pocas décadas. Su redescubrimiento, que es el cuarto de esta especie de rana arlequín perdida en Ecuador desde 2003, podría proporcionar pistas sobre por qué la especie disminuyó en primer lugar, y lo que debe suceder para garantizar su recuperación.

La desaparición de las ranas

A menos de dos horas en coche desde la ciudad capital de Quito, la población de Mindo y el bosque nublado que le rodea es un destino popular para observadores de aves, entusiastas de los deportes extremos y otros visitantes que buscan explorar los Andes Ecuatorianos.

Aunque las aves son ahora la principal atracción de vida silvestre, Mindo también posee otros tesoros naturales. "Aunque esta área tiene menos de 300 kilómetros cuadrados, tiene alrededor del 10% de todos los anfibios y reptiles en Ecuador", dice Lucas Bustamante, CEO y cofundador de Tropical Herping, una organización de conservación que trabaja para proteger a los anfibios y reptiles tropicales. Después de que Costales y los otros herpetólogos hicieron el redescubrimiento, llamaron a Tropical Herping y los invitaron a unirse a una segunda expedición para ver las ranas perdidas.

Foto de Jose Viera/Instagram: @JoseVieirafrog

Aunque se cree que Ecuador alberga el segundo mayor número de especies de ranas arlequín (25 en total, 18 de las cuales no se encuentran en ningún otro lugar), todas están en peligro de extinción hasta cierto punto, y hasta hace poco no se habían visto desde finales de los años 80 o principios de los años 90 a 13 de ellas. Se cree que la Quitridiomicosis (a menudo abreviada como "hongo quitridio") es la principal culpable. "Básicamente, el hongo llega y destruye poblaciones enteras, a veces sin dejar sobrevivientes", explica Bustamante. Se cree que la letalidad del hongo se desencadena de alguna manera por el cambio climático, pero los detalles siguen siendo inciertos.

Debido a que la rana Arlequín de Mindo no se había observado desde 1989, los científicos asumieron que también era una de las víctimas de este hongo mortal– hasta esa noche en Agosto de 2019.

El redescubrimiento

De todas las especies desaparecidas de ranas arlequín en Ecuador, Costales dice que el redescubrimiento del Rana Arlequín de Mindo fue quizás el más improbable, ya que los bosques nublados donde vive son los más documentados en el país. Sin embargo, una segunda salida en búsqueda de la rana –que incluyó a Tropical Herping–, unos días más tarde condujo a nuevos descubrimientos de otros individuos.

"Conociendo un poco sobre el hábitat de la rana, comenzamos la búsqueda en todos los lugares donde los adultos podrían estar", relata Vieira. "Después de horas y horas de búsqueda, encontramos a otro juvenil, que no solo confirmó que estaban allí, sino que se estaban reproduciendo". En total, los investigadores encontraron siete individuos.

Foto de Jose Viera/Instagram: @JoseVieirafrog

Dos de los individuos fueron recolectados y examinados para detectar el hongo quítrido; dieron negativo. "Esta población que queda podría ser inmune al hongo quítrido", sugiere Bustamante, "y tal vez esa sea una explicación de por qué todavía están allí". Si ese es el caso, este hallazgo podría enseñar más a los científicos sobre cómo funciona esta impredecible enfermedad– y tal vez ayudar a los humanos a proteger las poblaciones de anfibios restantes. Pero Bustamante advierte, "esta es una conclusión temprana".

Lina Valencia, oficial de conservación de Global Wildlife Conservation (GWC) en Colombia, está de acuerdo: "Las poblaciones de Ranas Arlequín aparentemente están volviendo de entre los muertos, y este triunfo contra la pérdida de la biodiversidad posiblemente apunta a la sobrevivencia de las poblaciones que se han vuelto resistentes al Quítrido".

El redescubrimiento de la Rana Arlequín de Mindo se anunció en Abril en la revista científica Herpetology Notes. Los autores del artículo son: César L. Barrio Amorós, Melissa Costales, José Vieira, Eric Osterman, Hinrich Kaiser y Alejandro Arteaga.

Protegiendo el futuro de un rana

Costales se está asociando con el Museo de Zoología de la Universidad San Francisco de Quito para comenzar un programa de monitoreo de la especie. También espera recaudar dinero para comprar y proteger tierras cercanas al lugar de donde se encontraron los ranas, y comenzar un programa de educación ambiental para la comunidad de Mindo.

"Hacer pública esta noticia es importante para educar a los lugareños para que los proyectos de ciencia ciudadana puedan asegurar la supervivencia de esta increíble especie", dice Costales.

Tropical Herping y sus socios también tienen como objetivo recaudar dinero para realizar más búsquedas de estas ranas en la naturaleza, incluidos aguas arriba y aguas abajo de donde se encontraron los seis.

Foto de Melissa Costales

Bustamante dice que espera que este redescubrimiento genere más interés en el ecoturismo en Mindo – y brinde más oportunidades para la población local.

"Las comunidades en Mindo están muy acostumbrados a trabajar con observadores de aves y personas que buscan orquídeas", dice. “Son novatos trabajando con ranas, pero son unos naturalistas increíbles. Si los capacitamos y los entrenamos para monitorear las especies de esta zona, pueden crear conciencia en la comunidad de que realmente necesitan proteger el bosque, porque puede generar ingresos para ellos ".

Aunque aún no se ha reportado el Quítridioi o la presencia de trucha invasiva en la reserva privada donde se capturaron los ranas, otras amenazas podrían acechar en la zona, incluidos los pesticidas dañinos. La destrucción del hábitat debido a la deforestación es otra amenaza para los hábitats de los anfibios, no solo por la tala y la ganadería, sino también por los asentamientos humanos.

Foto de Jose Viera/Instagram: @JoseVieirafrog

"Cada redescubrimiento nos da una segunda oportunidad para desarrollar mejores estrategias de conservación y, en el caso de la Rana Arlequín de Mindo, para crearlas, ya que nunca existieron", dice Costales. "No todos los días tenemos la oportunidad de redescubrir una especie que se creía extinta. Este es un milagro de la capacidad de recuperación de la naturaleza, que brinda una oportunidad única para monitorear y estudiar la especie con el fin de comprender por qué disminuyó y qué podemos hacer para ayudar a protegerla ".

Los ranas arlequín se encuentran entre las especies prioritarias para proteger de GWC; El redescubrimiento de esta rana trae la esperanza de que el Rana Arlequín Escarlata, en la lista de las 25 especies perdidas más buscadas de GWC, todavía está esperando ser encontrada. Pero la acción de conservación colaborativa dirigida por la comunidad es clave para una recuperación exitosa y duradera de las especies.

"GWC ha unido fuerzas con socios para crear la Iniciativa de Supervivencia Atelopus, una red regional de conservación coordinada comprometida a garantizar la supervivencia de estas joyas por su importancia vital para la salud de las cuencas hidrográficas y su importante papel en las comunidades locales e indígenas de la región", dice Valencia . "Redescubrimientos como este nos dan la esperanza de que no sea demasiado tarde".

About the author

Global Wildlife Conservation

GWC conserves the diversity of life on Earth by safeguarding wildlands, protecting wildlife and supporting guardians. We maximize our impact through scientific research, biodiversity exploration, habitat conservation, protected area management, wildlife crime prevention, endangered species recovery, and conservation leadership cultivation.

Scroll to the top

Related News and Other Stories

By Devin Murphy on October 26, 2020

Landmark Case Before Ecuador’s Constitutional Court Will Set Precedent for Rights of Nature and Could Affect All Protected Areas in the Country

READ MORE

By Devin Murphy on October 23, 2020

Cloud Forests With Every Chance of New Species

READ MORE